miércoles, 15 de abril de 2015

Volver


Por enésima vez volví a soñar contigo es raro y dramático por estas épocas volver a pensar en ti, en esas palabras, hechos y anécdotas que solo el viento sabrá donde terminarán; pero algo siempre fue cierto: estás ahí, a mil metros de distancia, a un micrófono de longitud o una pantalla de frustración. Esto será muy breve - a mi modo - las cosas no han sido fáciles estos meses y aún me cuesta despertar sin tener la incertidumbre de saber qué haces, a quien besas, a quien le mientes o dices 'querer', a quien estarás dedicando cada palabra que botas por esa boca que tantas veces recorrí en mis alucinados momentos de embriaguez.

Nada más, un punto final y se acabó, sin embargo, aunque tú no lo sepas te recuerdo cada amanecer de lluvia o en mis escapes incógnitos a ver el mar, fiel testigo de mis decadentes palabras de infante. Es mi única cura a tantos males que me diste, a tantas ilusiones estúpidas dentro de mi propio cuento, nunca fuiste mío y jamás lo serás.


“Y tengo clavada en mí una condena de años y de preferencias que dicta que a mí no me tocas” - Mabü



PD: ¿alguien sabe lo que es el masoquismo? he aquí una prueba. 

Atte. Lena