lunes, 11 de mayo de 2015

Compenetra

Tomo un respiro, dos semanas sin escribir han sido terribles para mí. Lo último que recuerdo fue una publicación que hice en estado de ebriedad, la gracia me costó una faringitis terrible, menuda consecuencia, placer culposo.

Anoche te recordé, fue raro volver a tenerte en mis pensamientos y terrible aun cantar a solas mientras mis ojos ciegos me guiaron a un rincón de la ducha. El agua limpió mis demonios, recorrió mi pecho y piernas de manera lenta y delicada, casi sexual, una bocanada profunda y mi cuerpo se hundió en la tina recién estrenada. “Descubre lo que está dentro de mí”, repetí esa frase mil veces. Es cierta la teoría, a veces escucho canciones para sentirte a mi lado, recordar tu aroma y volver a mi universo paralelo. Terrible, patético, hiriente, desolador pero cierto. Una Lena casi extinta afloró y pedía a gritos buscarte, era absurdo, nunca fuiste mío y jamás lo serás. Dos ojos se abrieron dentro del agua mientras los pensamientos flotaron como delicados cisnes en un lago, una canción sonaba en el celular y los recuerdos fueron cuchillos que asesinaron salvajemente a esos delicados seres. “Todos tenemos a alguien que se compenetra con nosotros”, terrible afirmación.

Segundos pasaban y la desesperación invadió el ambiente, el oxígeno se acababa, era momento de salir a flote pero la delicia de tener mi cuerpo bajo el agua relajaba. ¿De esto se trata? ¿Tener el mejor de los placeres y cuando estas a punto de morir, salir para volver a la vida? Irónico.

“Saca afuera lo que está debajo de esta cubierta, recuérdame que siempre nos tendremos el uno al otro más que cualquier otra cosa”, dos pupilas se contrajeron e incendiaron de suave rojo carmesí. Ritmo cardiaco acelerado, ¿De esto se trata? ¿Qué estoy haciendo con mi vida? ¿Por qué mentías?

Un golpe de valor hizo que me sentara agitada, la cabeza dando vueltas, el agua tibia se congelaba y una sonrisa se asomó.



“We all have a weakness 
but some of ours are easier to identify