jueves, 1 de febrero de 2018

Penélope



No hay texto alternativo automático disponible.

¿Caíste en cuenta? 
La luna ha sido nuestro caleidoscopio de energía 
del rojo al azul, luego blanco.

Reflejando el idioma de la vida,
una pieza fundamental en esta máquina de cemento
tan superflua como catártica.

Un día puedes ser tan belicoso como sutil,
otro sólo silencio y paz,
finalmente, terminas siendo el mismo.

El verano llega a su apogeo
una alienígena se balancea en su columpio hecho de estrellas 
con asiento de caracolas y despidiendo cometas en cada bamboleo. 

Lanza un grito al infinito 
se difumina a cada segundo,
se deja llevar por la gravedad.

Finalmente, 
se recuesta en el suelo de su hogar,
se amarra las trenzas en un cabello que poco a poco crece.

Uno,
dos,
tres.

Repite lo mismo,
uno,
dos...

La alienígena no tiene nombre,
sólo conoce de frío, hielo y un corazón en hibernación, 
ella se fue dejando al pájaro azul quieto dándole libertad eterna.

No necesita de lamentos 
o lágrimas,
sólo quería decirle al mundo que lo amaba.

Siempre estará en lo alto 
paseando estrellas sobre su rostro,
tejiendo sueños,
destejiendo esperanzas cada noche,
alienígena ya tiene un nombre...
conóceme,
soy Penélope.

¡BUENOS DÍAS MUNDO! BESOS DE LUZ A TODOS. 

- Ali 























sábado, 27 de enero de 2018

Brisa

Soñar con tu mirada en medio de la oscuridad da luz a cada segundo que invierto en imaginar un mundo real, casi palpable con la punta de los dedos.

No hay necesidad de extender estas palabras, sólo es una demostración inusual, casera, de mis sentimientos.

Soñar con tu mirada es ese aliento que llena mi mundo, brisa fresca en un atardecer de verano.

Un verano presente que cambia cual caleidoscopio si sonríes.

- Ali

sábado, 6 de enero de 2018

Cenicienta

Y la magia hizo su trabajo,
aquella hada madrina que pensé extinta revivió de las cenizas para llevarme en una nube hacia ti.

No hubo calabaza o ratones jalando un carruaje de oro con incrustaciones de diamantes,
no habían hermanastras o madrastra malvada alrededor,
sólo magia pura y silencio.

Silencio como el hecho de quedarme contemplando tu rostro,
cada centímetro de ti
tu sonrisa,
manos y cabello.

Hubiese preferido paralizar ese instante
seguir admirando tu aroma único
y volver a soñar,
soñar no cuesta nada mi querido alienígena,
porque esos son
sólo sueños y deseos.

Sólo la magia nos devolverá la fe,
esa terca esperanza nuestra
combinada con las ganas de aprender algo nuevo en esta vida que nos queda.

Sacrificar lo más preciado es la muestra de amor más grande
y esta doncella escondida lo entiende perfectamente.

Cenicienta me llaman.

"No soy una princesa,
no tengo carroza,
ni padre,
ni una dote.
Ni siquiera sé si esa preciosa zapatilla me quede,
pero, si me queda
¿vas a quererme tal como soy?

Una chica ordinaria que te ama."

- Ali