sábado, 27 de junio de 2015

Sombras

Sombras, sombras como tus dedos recorriendo mi espalda

como dagas lanzadas en medio de la nada

como tu mirada fingida
tan fría y distante

solo sombras que abordan mi presente

ponzoña letal a mi espíritu

¡Largo de aquí! ¡Eres escoria! ¡Eres nada!

grito en silencio que se consume cada segundo

uno, dos, tres… mil minutos

¿Quién eres?

Solo humo, sombras y nada; vacío en mi universo paralelo

abrí los ojos mientras mi cuerpo caía profundo

cadenas amarradas con tu nombre

¡Largo de aquí! ¡Eres escoria! ¡Eres nada!

sombras y humo – lo repito como mantra sagrado –

un hilo de sangre vuelve

es tu recuerdo disfrazado

sonrío y desvío la mirada, debo volver a mi horizonte

volteo al pasado

eres tú, otra vez

lánguido, oscuro, falaz, cretino

miles de carcajadas al unísono

hielo perpetuo

hoguera que reaviva mi perdón

eras solo un alma en pena

sombras y humo 

solo eso…

sombras y humo


PD: no te preocupes, estoy bien.