martes, 5 de julio de 2016

Introspección

Las horas pasan a cuentagotas
la histeria se incrementa
la espera no desespera
hoy no es un día común.

Faltan minutos y es salida
la monotonía ejecutiva abruma mi pensamiento,
ya no soy una máquina,
vuelvo a ser yo.

Dejo caer mi cuerpo en una nube imaginaria
no he vuelto a usar un vestido,
ni tocado una agenda,
menos pintar un mandala,
los colores se volvieron gris.

Terca yo...

Terca, terca, terca, terca, terca, terca, terca 

¡Terca!

Estúpido infantilismo e inocencia, ganas de respirar,
ya nada huele a manzana,
el cabello se secó,
los labios palidecieron,
pero las pupilas siguen vivas
mantienen ese brillo hasta que llegue el momento,
¿no es así?
solo es un invierno.

Solo eso,
invierno.