martes, 16 de mayo de 2017

¿Cuándo?

En días como estos, miles de preguntas invaden mi mente, solo la música acompañada de flashbacks pueden calmar tantos demonios internos.

Entre tantas situaciones vino a mi la duda de una querida amiga y asidua lectora de este blog: ¿Cómo soy en el amor? ¿A qué llamo 'amar a una persona'? ¿Qué esperas de alguien?. Anduve pensando noche a noche sobre una respuesta, le di muchas vueltas a un asunto que es más que obvio y hoy brindo mi descargos.

¿Cómo soy en el amor?
- Pues, no tengo una respuesta clara, solo me dejo llevar por el contexto donde estoy, las circunstancias que me envuelven junto a mi pareja. Si quieren algo más exacto, soy libre, sin máscaras, sincera y leal hasta el cansancio. Puedo tener el peor día, sin embargo, un mensaje de texto o una llamada puede calmar tanto fuego interno.

¿Qué espero de alguien?
- Pido franqueza y respeto, podremos no tener horarios similares por tanta responsabilidad, pero salir de la rutina de vez en cuando nunca está de más. En el pasado fui abierta a todo tipo de circunstancias, aprendí la lección, largo tiempo después volví a conocer el amor y créanme que ese sentimiento fue tan puro como ninguno, todo terminó turbio, oscuro, sin resolver, en fin, son cosas que pasan en la vida y uno debe continuar. Pese a todo, no descarto volver a querer más adelante, he quedado convencida que estoy yendo por buen rumbo. Ese 'alguien' que llegue en el futuro deberá comprender que lo único que pido es complicidad, respeto mutuo y locuras, muchas locuras; desde bailar en la calle sin miedo al qué dirán, o correr por las calles jugando a las 'chapadas' o lanzarnos en paracaídas, hasta pasar toda una noche en la cima de una montaña acampando bajo las estrellas o creernos estrellas de rock cantando a todo volumen nuestras canciones favoritas.

¿A qué llamo 'amar a alguien'?
- Es una pregunta muy complicada porque engloba muchos conceptos, sin embargo, quedo convencida que el amor se forja de a pocos, día a día, sacrificando ciertas cosas banales para dar pase a un vínculo mutuo inquebrantable. Las peleas existen, son etapas de superación necesarias donde se ponen a prueba la tolerancia y respeto entre ambas partes, pasado eso se abre una nueva puerta de crecimiento donde su querer va evolucionando a límites insospechados. El perdón, algo tan maravilloso como misterioso, perdonar es la virtud más bella y la aplico siempre, nunca guardo rencor, solo perdono y olvido, dejo que el tiempo sea el único hacedor de sucesos. Es una manera personal de ver el significado de la vida y las relaciones. Lo material se destruye, se hace, pero los valores mutuos quedan y deberán ser enseñados a las generaciones venideras de la mejor forma. Nada es fácil, pero el amor es un poder tan puro e increíble que supera todo.

A modo personal añado a estas tres preguntas una constante: ¿Cuándo Ali, cuándo? ¿No te da miedo quedarte sola?
- No, no temo a la soledad, tengo mucho por hacer y mi eterna compañera me hace ver que solo ando en el camino. Qué cuándo, eso será hasta que aquel 'indicado' se atreva a desafiar todos los obstáculos y remueva mi vida, me contradiga, entremos en debate y desafíe mi inteligencia, aquel que con una sonrisa o un palpitar me conquiste y abrace cada rincón de mi piel mientras contemos las estrellas del cielo dejando atrás todo mal. Aquel que me haga volar y soñar, ése será el correcto, aquel que arriesgue todo a cambio de una fidelidad absoluta, eterna y sobretodo, única. Sin caretas, sin poses o frivolidades, solo amor y confianza, lo demás llegará por su propia cuenta y peso.

Eso es todo, no es nada difícil.

Besos de luces a todos, los quiero.

- Ali